La elección de esposo

"Y mientras vivas te incito, oh mi querida Catalina! a que busques un compañero de sincera e intacta constancia que por fuerza tenga que portarse bien contigo y no tenga el don de enamorarse en otros lugares. Pues esos habladores infinitos, que se arriman a sí, propios para alcanzar el favor de las damas, son de suyo volanderos y falaces.
¿Pues un orador no es más que un charlatán, y una reina no es más que una balada?
Una pierna firme se debilitará; un cuerpo erguido encorvarse hacia adelante; una barba negra se cubrirá de hilos de plata; una cabellera rizada se tornará rala; se llenará de arrugas un rostro hermoso, y se apagará el brillo y el fuego de unos ojos petulantes y juveniles; pero un corazón noble y generoso, Catalina, es lo mismo que el sol y la luna o, mejor dicho, que el sol, y no la luna; que aquél nunca cambia y sigue siempre su curso inalterable y sereno" SHAKESPEARE.


En una breve conversación, un hombre le pregunta a una mujer: ¿Que tipo de hombre estas buscando?

Ella se quedo un momento callada antes de verlo a los ojos y le preguntó:
En verdad quieres saber?
El respondió "Si"
Ella empezó a decir:
"Siendo mujer en esta época, estoy en una posición de pedirle a un hombre lo que yo sola no puedo hacer por mi. 
Yo pago todas mis facturas.
Yo me encargo de mi casa sin la ayuda de un hombre.
Yo estoy en la posición de preguntar, ¿que es lo que tu puedes aportar en mi vida?"
El hombre se le quedo viendo. El claramente pensó que ella se estaba refiriendo al dinero! Ella rápido sabiendo lo que el estaba pensando dijo: "No me estoy refiriendo al dinero. Yo necesito algo más. Yo necesito un hombre que luche por la perfección en todos los aspectos de la vida."

El cruzó los brazos se recargo en la silla y mirándola le pidió que le explicara...
Ella dijo: "Yo busco a alguien que luche por la perfección mental, porque yo necesito a alguien con quien conversar y que me estimule mentalmente. Yo no necesito a alguien mentalmente simple.

Yo estoy buscando a alguien que luche por la perfección espiritual, porque yo necesito a alguien con quien compartir mi fe en Dios.

No necesito a un hombre que luche por la perfección financiera porque yo no necesito un cargo financiero. Yo necesito a alguien suficientemente sensible para que me comprenda por lo que yo paso en la vida como mujer, pero suficientemente fuerte para darme ánimos y no dejarme caer.


Yo estoy buscando a alguien el cual yo pueda respetar. Para poder ser sumisa, yo debo respetarlo. Yo no puedo ser sumisa con un hombre que no pueda arreglar el mismo sus problemas.
Yo no tengo ningún problema con el ser sumisa, simplemente él tiene que merecérselo. Dios hizo a la mujer para ayudar al hombre. Yo no puedo ayudar a un hombre que no se puede ayudar a si mismo."

Cuando termino ella lo vio a los ojos y él se veía muy confundido y con interrogantes. El le dijo "Estas pidiendo mucho".

Ella le contesto "Yo valgo mucho".
Stella Serrano autor y desarrollador del blog. Con tecnología de Blogger.