Once reglas de oro

Las 11 reglas de oro de Bill Gates
1-La vida no es justa – entiéndelo y acostúmbrate a eso.
2-Al mundo no le importa tu “auto-estima”. El mundo espera que hagas algo de provecho antes de que te sientas bien contigo mismo.

3-No ganarás $60,000 mensuales al terminar la escuela, ni serás vicepresidente con carro del año hasta que te lo ganes trabajando.
4-Si piensa que tu maestro es difícil, espera a tener un jefe.
5-Trabajar vendiendo hamburguesas no está más allá de tu dignidad. Tus abuelos llamaban de otra forma a ese tipo de trabajo — le llamaban oportunidad.

6-Si haces algo mal … no es culpa de tus padres, no endoses tus errores, aprende de ellos.
7-Antes de que nacieras, tus padres no eran tan aburridos como lo son ahora. Se volvieron así por tener que pagar tus gastos, lavar tu ropa y tener que escuchar lo alivianado que crees que eres. Así que antes de salvar a las focas… ponte a limpiar tu cuarto.
8-Puede ser que en tu escuela no haya ganadores y perdedores, sólo triunfadores. En algunas escuelas han eliminado la palabra “reprobar” y te dan tantas oportunidades como sea necesario para salir adelante. Todo esto no tiene el más mínimo parecido con la vida real.
9-La vida no está dividida en cuatrimestres. No se tienen vacaciones de verano y muy pocos jefes se interesarán en ayudarte a “encontrarte”, trata de “encontrarte a ti mismo” por tu cuenta y en tu tiempo libre.
10-La televisión NO es la vida real. En la vida real las personas dejan la cafetería y se van a trabajar.
11-Se amable con los nerds. Es posible que termines trabajando para uno de ellos.

Stella Serrano autor y desarrollador del blog. Con tecnología de Blogger.