Bienvenido seas matriarcado....

Posiblemente sin darse cuenta y enredándose en su misma telaraña, el hombre está impulsando el regreso del matriarcado en la sociedad.
Queriendo hacer daño, vuelve su daga sobre su cuello y le deja libre el paso a la mujer en la consecución de su reinado.
Muchas mujeres pueden decir a mucha honra que han educado solas a sus hijos y que se sienten mejor solas que mal acompañadas.
Ya hay muchos títeres sin cabeza y los que todavía quedan... están sometidos y sin forma de escaparse. Mejor dicho fueron por lana y salieron trasquilados.

El trono les quedó grande, tuvieron su tiempo y no lo aprovecharon. Ahora aténganse a las consecuencias.

La mujer haciendo un papel que no le corresponde, demostrando que puede hacer lo mejor, se multiplica y se hace un ocho por cumplir con diversos deberes todos tan diferentes....
Está demostrando hasta la saciedad que puede sobrevivir a cualquier catástrofe no solo económica sino emocional.
Los hijos la ven salir temprano y la ven llegar tarde.
La ven los fines de semana arreglando la casa y componiendo lo que en los otros días no ha podido.
La ven llegar del súper con el alimento y las cosas que ellos necesitan fruto del dinero trabajado y saben que eso que hace su madre es consecuencia de un amor desmedido por sus hijos. "Es la heroína del siglo XXI."
Gracias a las leyes que cada día la desfavorecen más y la apartan, dejándola sola con una carga que solo con los milagros diarios puede soportar, la mujer no se da por vencida.

En la época matriarcal lo mismo que ahora no existía una unión conyugal estable.
Si bien todavía muchas se casan (más dura un merengue en la puerta de un colegio que los dichosos matrimonios) muchas optan por el rejunte y otras prefieren seguir de "novios".

En la época matriarcal había vínculos muy fuertes entre madre e hijos y no había vínculos entre el padre y los hijos. (Un parecido con la época actual de la mayoría de los hogares es pura coincidencia?)

Aunque en la época matriarcal, la relación entre el padre y los hijos no existía por el desconocimiento de éste de la existencia de aquellos, hoy la situación es diferente y vulgar : el hombre conoce la existencia de sus hijos pero se niega a cumplir con su deber. Dejando a la mujer sola.
Y también son muchas que viéndose embarazadas, ni siquiera se toman el trabajo de reclamar la paternidad de sus hijos porque para que? De que le sirve a un hijo un apellido de arandela?

Son muchas, muchísimas las mujeres que ejercen en el hogar el principal papel en el plano económico. Hoy en día el título de "cabeza de familia" lo ostentan muchas y que bien lo hacen, ya que está comprobada la inteligencia de las mujeres para sacar el mejor provecho de las peores situaciones.

Dios bendiga nuestras familias y bendiga a nuestros hijos, victima de nuestros egoísmos y banalidades.
Stella Serrano autor y desarrollador del blog. Con tecnología de Blogger.