La insensibilidad mata

Hacer un intento por parecernos un poco a los animales irracionales, posiblemente nos ayude a ser mejores seres humanos.
Es tanta la soberbia que nos cubre, que por sentirnos superiores al que está al lado hemos perdido un tesoro precioso: La sensibilidad.

Que es la sensibilidad?
Es la capacidad que tienen los seres humanos para percibir y comprender el estado de ánimo, el modo de ser y de actuar de las personas. Así como la naturaleza de las circunstancias, para actuar en beneficio de los demás.
En lenguaje común: Tener la capacidad de ponernos en los zapatos del otro.


Corremos por llegar a una meta arrasando a nuestro paso todo lo que se interponga. La mayoría de las veces una meta "loca", porque "allí llego como sea".
No hay planes, no hay preparación, no hay capacidades. El tiempo que se invierte por conseguirla es similar al tiempo que invierten las fieras al cazar su presa. Estudiando al que se interpone en el camino para poder devorarlo y luego suplantarlo.
Pero es que las fieras lo hacen por supervivencia y no suplantan. El ser humano lo hace por poder.
Tienen una idea errónea que poder es dinero, es el mejor puesto, es la mejor familia.
Como se desvanece su poder cuando son sometidos a circunstancias difíciles: Le tiemblan las piernas, salen corriendo buscando excusas. De ese número uno que ellos se inventaron, pasan a ocupar los puestos de la peor especie.

La sensibilidad no es un estado de ánimo, la sensibilidad es interés y preocupación por nuestra familia, nuestros amigos, el jefe por sus empleados, el profesor por sus estudiantes, los vecinos entre si.

La sensibilidad nos hace poner los pies en la tierra, vivir la realidad. Por muy dura que sea, esa es y en lugar de quejarnos debemos ver en que podemos ayudar para dejar el mundo un poquito mejor de lo que lo encontré.

El colmo de la insensibilidad es cuando somos insensibles con nosotros mismos.
Vivimos una vida que da risa. Nos dejamos llevar por la ley del menor esfuerzo, no nos auto- evaluamos, no nos hacemos propósitos de mejora personal o profesional, trabajamos demasiado, nos divertimos demasiado, nos dejamos absorber por el ambiente de la manera más fácil.........

Sigamos haciéndonos los duros, dejemos que sean otros quienes piensen y tomen decisiones por nosotros. Algún día nos daremos cuenta que no somos inmunes ojala en ese momento podamos salir del laberinto en el que nos metimos por no querer ver lo que tenemos que ver.

El 90% de los seres humanos tienen una mascota. Una mascota en la que descargan toda la sensibilidad que deberían descargar en sus semejantes. 
Hemos bajado tanto de escala que se nos hace más fácil comunicarnos con un perro, loro, gato, o cualquier otro animal que con un hijo, un hermano, un vecino etc. Ven la pulga que tiene el perro en la oreja, pero no ven la cara de cansancio del marido o de los hijos.
Yo pienso que ellos no adoptaron ninguna mascota, la mascota los adoptó a ellos.

Si a usted no le gustan las contradicciones, no le gusta la diferencia de ideas, no se adapta al cambio, si no le gusta el mundo que ve, en lugar de enconcharse o meter la cabeza en un hueco para no ver ni sentir, trate de hacer algo por mejorarlo. En lugar de crear un sindicato, de armarse, de andar a la defensiva, sintiéndose atacado por todo el mundo abra su corazón así sea por primera vez en su vida y métase en los zapatos del otro, lo más seguro es que su actitud cambiará para beneficio propio y de la sociedad.

Si todos hacemos un poquito, ese poquito llega a ser mucho.

Pero si persiste con su insensibilidad con sus congéneres, sería una buena idea que se apartara para que no le tape el sol a los que creemos que ayudándonos unos a otros se consigue más que matándonos unos con otros,

Colombia necesita la paz y la paz no nace en las instituciones. La paz nace en el corazón del hombre bueno, que reparte sus semillas sin importar las diferencias.

APOSTEMOS A LA PAZ.

3 comentarios:

Amargado dijo...

Interesante concepto: "ponerse en los zapatos del otro", por eso siempre recalco la indiferencia que tenemos por el dolor ajeno.

Saludos Stella!

stella dijo...

Es difícil pero no imposible. Aunque en ocasiones prefeririamos lanzarle un zapatazo.

Amargado dijo...

Hola Stella,

Que dificil es no darle un zapatazo a tanto guache que hay por ahi

Saludos, Feliz fin de semana

Stella Serrano autor y desarrollador del blog. Con tecnología de Blogger.