Grandes cambios desde hoy

Hace tiempo que sentía en el fondo de mi corazón el deseo de darle un vuelco al blog. Me he sentido contagiada de la violencia que agobia este país. Realmente no deseo participar en ella ni con el pensamiento, ni con las palabras ni con los hechos.


Hoy tuve la oportunidad de leer un blog, no fue una casualidad, fue una causalidad. Quiero agradecer a Alvaro, que me visitó y me dejó el link para su bitácora. Yo necesitaba ese empujón para hacerlo. Los invito para que lo visiten y a los que su corazón les ponga el deseo por la paz de éste país que nos unamos en una cruzada de no apología a la violencia en los blogs.
Por esto he tomado la decisión de eliminar de mi blog todas las entradas que he hecho y que al leerlas despierten odios y alimenten rencillas entre las personas. Ya sé que los comentarios que hice en algunos blogs se quedaran, ahí no se puede hacer nada. Posiblemente sirvan en un futuro de referencia para darme cuenta cuan equivocada estaba.

La vida no es un bocadillo que se nos ofrece cuando nacemos. La vida para muchos humanos es dura. No todos tenemos el privilegio de tener buenos padres, de ir a los mejores colegios, de vivir en el mejor barrio, de viajar y conocer el mundo, de tener el mejor marido o la mejor mujer, de contar con un buen trabajo. Para muchos, podemos decir la gran mayoría nada de lo anterior se les da. Pero de esto no tienen la culpa los niños privilegiados como tampoco tienen la culpa los niños a los que se les ha negado todo. Muy bien lo dice Bill Gates "La vida no es justa"

Entender esto nos quita ese deseo de montarnos en un caballo con una espada en la mano a mochar cuanta cabeza piense, actué o viva diferente a nosotros.

Somos seres humanos victimas de las circunstancias pero no sujetos a un destino que nos impongan. Las circunstancias pueden cambiar y la vida puede cambiar gracias a quién?

Muchos posiblemente digan gracias a Dios. Cuando alguien nos cuenta su triste historia casi siempre decimos: "Pídele a Dios, seguro él te ayudará" no sé si por ignorancia, por egoísmo o por no querer complicarnos la vida dejamos pasar la oportunidad en ese momento de ser usados por Dios.
Y aunque parezca una ofensa para muchos quiero decirle Dios actúa a través de las personas.
Dios no se aparece y le arregla el problema a usted. SIEMPRE en la solución de los problemas hay una persona de por medio. La meta de los seres humanos debería ser ayudarnos unos a otros.

Yo estoy muy agradecida con la vida, mi deseo de ayudar no viene de un deseo de creerme mejor que nadie. Viene de las muchas veces en mi vida que me encontré con personas que me ayudaron a salir adelante.
En los peores momentos de mi existencia (que fueron muchos) siempre encontré una mano que me ayudó a levantarme. Por ésta razón no puedo ser inferior a mis circunstancias.

Debemos darnos la oportunidad de ser sembradores de paz, de alegría, de oportunidades. Levantar al que está caído. Ver que podemos hacer para que baje el deseo de venganza, para que dejemos de matarnos unos con otros. Salir de la jaula de oro que nos hemos construido y untarnos de pueblo, vivir lo que otros viven, sentir lo que otros sienten y empezar a AMAR.

Si en algún momento usted se sintió agredido por algo que leyó en éste blog, quiero pedirle disculpas.

Mis hijos, tus hijos y todos nos merecemos una tierra donde vivir. Algo que sintamos que es nuestra. Colombia es nuestra tierra, marchemos unidos por un mejor futuro.

Stella Serrano autor y desarrollador del blog. Con tecnología de Blogger.