Historia de la blusa

Del origen de la blusa poco se sabe. Solo que se empezó a ver por los años 1890 entre las mujeres campesinas. Luego fue utilizada por las mujeres que trabajaban en oficinas y con adaptaciones de bordados y encajes pasó a la aristocracia.
Hoy en día no hay closet de mujer que no tenga más de una blusa.


La blusa es una prenda básica que nos ayuda a mostrar nuestro estilo.
Ya sea con mangas o sin mangas, lisa o estampada, plana o con botonadura, nos puede sacar de apuros en los negocios, en una cena formal o informal, cuando vamos a la Universidad, en la playa, cine etc.
Los textiles mas usados en la confección de blusas son el algodón, la seda y el lino. También en textiles artificiales o sintéticos las encontramos.

La blusa femenina tiene los botones invertidos en referencia a la camisa de hombres. Es decir los botones están en el lado izquierdo y los ojales en el derecho. No se sabe a ciencia cierta quién generó este sistema en las camisas de la época.

Con el patrón básico de la blusa podemos desarrollar infinidad de modas, ya que  podemos transformarlo desde la más sencilla moda a la más complicada.  Al adornarla con piedras, encajes, dibujos, bordados o apliques, también logramos transformar o renovar una blusa.
Después de los jeans y los pantalones la blusa es una de las prendas de vestir más vendidas.


Tema siguiente: El corpiño o blusa base

No hay comentarios.:

Stella Serrano autor y desarrollador del blog. Con tecnología de Blogger.