Mi tiempo es mi fortuna.

Siguiendo con lo las encuestas y espero que les esté sirviendo para meditar nos podemos dar cuenta que casi siempre cuando nos proponemos arreglar nuestra vida surgen situaciones inesperadas.

Hace su plan de trabajo, le pone horarios y cuando quiere comenzar se aparece a las 8 de la mañana la vecina que por mucho que no le conteste no deja de hablar, o se enferma un hijo, o llega alguien de viaje y se hospeda en su casa sin avisar con anterioridad o para las que les encantan las excusas se le pierde el papel donde tenía anotado todo.


Hay situaciones que no se pueden eludir: Una enfermedad, una muerte, un atraco, un robo, un incendio, los aguaceros. Lo demás todo tiene arreglo inmediato. Solo necesita aprender a decir NO.
Tengo un plan y lo voy a cumplir. "Lo siento venga más tarde ahora no puedo atenderlo."
"Usted vino sin avisar hagase un autoservicio".

Derrochar el tiempo hablando de la vida ajena, viendo novelas o echárse cargas que no le corresponden le va a pesar toda la vida. Eso posiblemente no lo ve usted ahora, pero cuando tenga 50 años y empiece a hacer cuentas.............

Posiblemente algunas personas acostumbradas a manejarla no la entiendan ahora, pero sería muy buena idea que les explicara sus planes

PASO TRES: Delegar responsabilidades
Stella Serrano autor y desarrollador del blog. Con tecnología de Blogger.